miércoles, 20 de julio de 2011

RELACIONES SEXUALES PRECOCES



JUGANDO A SER MAYORES

La autoestimulación suele ser una actividad muy común durante toda la adolescencia, no solo al inicio. Además, esta cumple un papel muy importante, ya que permite explorar el cuerpo, conocer más sobre los genitales y su funcionamiento, así como liberar energía sexual. También la autoestimulación posibilita a la persona fantasear y prepararse para las relaciones genitales en pareja.
Al final de la adolescencia, y gracias a que se tiene una identidad más estable y mayor seguridad en la forma de relacionarse con los otros, la necesidad de estar en el grupo de amigos o amigas va desapareciendo porque se prefiere tener más tiempo para compartir a solas con la pareja. Esto no quiere decir que no se tienen amistades con personas del mismo sexo, sino que la relación cambia y se valora más la intimidad. Con respecto a las relaciones amorosas, al inicio de la adolescencia las y los jóvenes van descubriendo que sienten interés y atracción hacia otras personas, pero esos sentimientos se esconden y ocultan. Luego se experimentan muchos deseos de resultarle atractivo o atractiva a alguien más, por lo que pasan horas frente al espejo, buscando nuevas formas de peinarse o vestirse, por ejemplo.
Generalmente en la mitad de la adolescencia se vuelven más comunes las relaciones de noviazgo, que son cortas pero muy románticas e intensas. Más adelante, las relaciones amorosas se vuelven más duraderas y estables, caracterizadas por una mayor preocupación por lo que siente y desea la pareja. En estas épocas también surge la preocupación por decidir si se tienen relaciones sexuales genitales o coitales.
Además, en la adolescencia se consolida la identidad sexual, es decir, la forma en que una persona se siente, en lo más íntimo de su ser, como hombre o como mujer.


La sexualidad forma parte del desarrollo normal del niño y el adolescente. Desde la primera infancia el niño experimenta sensaciones placenteras al tocarse, al ser acariciado y besado, y observa las expresiones de afecto  y actitudes sexuales de los adultos que le rodean. Durante el periodo prepuberal se establece la identidad sexual y el niño continua recogiendo información sobre la sexualidad a partir de los amigos, los maestros y la familia. En esta etapa el niño puede desarrollar una actitud negativa hacia la sexualidad si descubre que los adultos evitan hablar de las partes de su cuerpo relacionadas con la sexualidad o rechazan cualquier tipo de conducta relacionada con el sexo, incluidas las que el niño puede manifestar espontáneamente.

La sexualidad forma parte del proceso de maduración sexual y personal. Pero la sexualidad cuenta también con riesgos sociales y sanitarios para los jóvenes, ligadas fundamentalmente a las enfermedades de transmisión sexual y a los embarazos no deseados y como consecuencia de este se puede llegar a un aborto producto de relaciones mantenidas sin tomar las precauciones necesarias.

Se considera la adolescencia como una etapa bien definida de la vida del ser humano. Comprende un período de transición entre la niñez y la adultez y está caracterizada por cambios notables en el desarrollo físico, mental, emocional, social y psicológico, caracterizada por inestabilidad emocional
En la adolescencia ocurren cambios en el organismo de los jóvenes cuando comienzan a experimentar sensaciones que antes no conocían. De pronto, los adolescentes se sienten controlados por sus hormonas, llegando a desear de forma ferviente vivir una relación sexual, ya sea por deseo o simple curiosidad. La primera relación sexual cada vez ocurre en estadios de la vida más tempranos, en los últimos años, la vida sexual activa de los adolescentes ha comenzado a una edad más temprana (entre los 9 y 13 años en los varones, y entre los 11 y 14 años en el caso de las niñas) Lo cual se asocia a un mayor riesgo de embarazos y de contraer enfermedades de transmisión sexual adolescente y que pueden llevar hasta la muerte como en el caso del SIDA

La primera relación sexual debe acompañarse de una madurez concienzuda de este hecho, para que se guarde como un momento bonito e inolvidable para el resto de sus días y no se convierta en una experiencia dolorosa y amarga que la acompañe como una sombra por el resto de sus días
Aunque la población adolescente sexualmente activa se preocupa por evitar un embarazo, sus comportamientos no evidencian el mismo cuidado respecto a las enfermedades de transmisión sexual (ETS).

El doctor Oyarzun agrega: “Una de las prácticas comunes es el contacto genital no coital o masturbación mutua, la que no debe considerarse como totalmente segura para evitar un embarazo ni ITS. El coito interruptor es otra situación frecuente y debe recalcarse que no constituye un método anticonceptivo válido
FACTORES QUE INFLUYEN EN LA CONDUCTA SEXUAL DE LOS ADOLESCENTES
Percepción de invulnerabilidad: El sentimiento de inmortalidad, de estar protegidos de las  consecuencias desfavorables, que pueden ocurrir a otros, pero no a ellos, forma parte de las características normales de la adolescencia y favorece las conductas arriesgadas.
Tendencia a imitar el modelo de conducta sexual del adulto que se muestra en los medios de comunicación: Actualmente es muy frecuente la utilización del sexo con fines comerciales en los medios de comunicación, lo que induce a la práctica sexual y transmite una imagen alterada de la conducta sexual, basada en la violencia, el sexo como mero divertimento y el sexo “sin culpabilidad”.

Mayor libertad sexual: La generación de padres de los adolescentes actuales, pasó su infancia en un ambiente  moral muy rígido, dominado por la iglesia, pero vivió en su adolescencia (década de los 60) una serie de acontecimientos que impusieron un cambio de la sociedad. Se  propagan las ideas de Sigmund Freud sobre la influencia del sexo en todas las facetas de la vida humana, se comercializan los primeros anticonceptivos orales, surge el movimiento Hippy, la revolución estudiantil de Mayo del 68 y la lucha feminista por la igualdad y la liberación sexual de la mujer. Todo ello explica que la sociedad y la familia actual sean más liberales y permisivas.
Preocupa el hecho de que la  mayor libertad sexual de que gozan los jóvenes en nuestra sociedad puede estar favoreciendo el inicio muy precoz de la actividad sexual. Se ha comprobado que tanto la educación en un ambiente familiar muy permisivo, como en una familia con normas muy rígidas o autoritarias conduce a una mayor precocidad en el inicio de las relaciones sexuales. Los hijos de padres moderados en cuanto a sus pautas educativas y que dosifican la libertad de acuerdo con la edad de sus hijos, son los que inician más tarde las relaciones sexuales. Por otro lado, se ha observado una asociación entre inicio precoz de relaciones sexuales en la adolescente (15 años o antes) y una mayor incidencia de problemas ginecológicos y psicosociales en la vida adulta (actitud negativa hacia su propio cuerpo, conductas fuera de norma, fracaso en los estudios, etc.).

Actitudes y valores sobre el comportamiento sexual. La decisión del adolescente de tener relaciones sexuales cuando se siente atraído por alguien dependerá de parámetros como: expectativas sobre el nivel de estudios (los adolescentes que piensan ir a la universidad retrasan más tiempo su primera relación sexual) y sus actitudes y valores respecto a la sexualidad, que pueden a su vez estar influenciados por las actitudes familiares y culturales. En un reciente estudio, basado en modelos de regresión múltiple, Werner sobre una muestra de 1600 adolescentes, demuestra que las actitudes sexuales en la mujer están más influenciadas por factores familiares (comunicación con los padres, participación de éstos en la educación sexual, etc.), mientras que en los hombres está más influenciada por factores individuales (edad, religión, autoestima, etc.). En general la mujer tiene una sexualidad menos centrada en los aspectos 
genitales que el hombre, y valora más los aspectos de relación.




¿NIÑA O MADRE?


La adolescencia es sin lugar a duda la etapa más complicada para el ser humano, esto quizás se debe a que es el momento en el que la niñez y la adultez se enfrentan por el dominio de la persona; resulta complicada también por la dependencia de los padres y a la vez cierta rebeldía hacia ellos, conviven con la todavía fuerte necesidad de juego y la capacidad de procrear, tal vez de ahí surge la confusión, las relaciones sexuales son divertidas, pero no son un juego. Es ahí donde surge una intensa búsqueda de las primeras experiencias sexuales, por tal motivo la educación sexual se convierte en una necesidad absolutamente imprescindible para evitar embarazos y/o enfermedades de trasmisión sexual.
El verdadero problema de esta situación es que las niñas-mujeres y los niños-hombres adquieren primero la capacidad de procrear y luego alcanzan su madurez.
El embarazo precoz no solo es sinónimo de rechazo social, es además sinónimo de riesgo vital en mayor proporción para una mujer joven que para una mujer adulta y es de igual riesgo para el bebe;

La edad promedio de la menarquía se ha adelantado esto determina un largo período de tiempo en que los adolescentes ya han adquirido capacidad reproductiva y aún no logran el cumplimiento de las tareas psicosociales de la adolescencia como son el logro de una independencia afectiva y económica de su familia de origen. Durante este período los adolescentes están biológicamente preparados y culturalmente motivados para iniciar una vida sexual activa, pero son incapaces de analizar las consecuencias de su conducta sexual y tomar decisiones en forma responsable, ya que no han logrado el nivel de desarrollo cognitivo y emocional necesario para establecer una conducta sexual responsable.

Embarazo en la adolescencia  se  define como: "el que ocurre dentro de los dos años de edad ginecológica, que es el tiempo transcurrido desde la menarca, y/o cuando la adolescente es aún dependiente de su núcleo familiar de origen".
Principales factores que intervienen en los embarazos no deseados:
·         Inicio precoz en la actividad sexual
o    Causas familiares: familias desintegradas, puede darse el caso de que sean hijas de madres adolescentes.
o    Factores socioculturales: escasos recursos económicos, baja escolaridad. falta de madurez, falta de compromiso con sus responsabilidades.
·         No utilizan métodos anticonceptivos
·         La primera relación sexual generalmente no es planeada, es espontánea y por consiguiente no se cuenta con los anticonceptivos.
·         Falta de educación sexual.

El Padre Adolescente

Si la adolescente no está preparada para ser madre, menos lo estará el varón para ser padre especialmente porque, en la cultura en que se da la maternidad adolescente, es muy común que el varón se desligue de su papel y las descendencias pasan a ser criadas y orientadas por mujeres.
Esta exclusión del varón provoca en él sentimiento de aislamiento, agravados por juicios desvalorizadores por parte de su familia o amistades ("con qué lo vas a mantener", "seguro que no es tuyo", etc.) que precipitarán su aislamiento si es que habían dudas.
Al recibir la noticia de su paternidad, el varón se enfrenta a todos sus mandatos personales, sociales y a sus carencias, exacerbándose todo ello por altruismo, lealtad, etc. como también por su dependencia económica y afectiva. Por ello, busca trabajo para mantener su familia, y abandona sus estudios, postergando sus proyectos a largo plazo y confunde los de mediano con los de corto plazo, comenzando a vivir las urgencias. A todo esto se agrega el hecho de que la adolescente embarazada le requiere y demanda su atención, cuando él se encuentra urgido por la necesidad de procuración.
En la necesidad de plantearse una independencia frente a su pareja y la familia de ésta, siente que se desdibuja su rol, responsabilizándolo de la situación, objetando su capacidad de "ser padre".
Se enfrenta a carencias por su baja capacitación a esa edad y escolaridad muchas veces insuficiente para acceder a trabajos de buena calidad y bien remunerados. Ello lo obliga a ser "adoptado" como un miembro más (hijo) de su familia política, o ser reubicado en su propia familia como hijo – padre.
Esta situación de indefensión hace confusa la relación con su pareja, por su propia confusión, lo que le genera angustia. Por ello es que el equipo de salud deberá trabajar con el padre adolescente, estimulando su compromiso con la situación, o bien posibilitando una separación que no parezca "huida".


                    Consecuencias Para La Adolescente


Es frecuente el abandono de los estudios al confirmarse el embarazo o al momento de criar al hijo, lo que reduce sus futuras oportunidades de lograr buenos empleos y sus posibilidades de realización personal al no cursar carreras de su elección y con ello la dificultad de lograr empleos permanentes con beneficios sociales.
Las parejas adolescentes se caracterizan por ser de menor duración y más inestables, lo que suele magnificarse por la presencia del hijo, ya que muchas se formalizan forzadamente por esa situación.

 Consecuencias Para El Hijo De La Madre Adolescente

Tienen un mayor riesgo de bajo peso al nacer, dependiendo de las circunstancias en que se haya desarrollado la gestación. También se ha reportado una mayor incidencia de "muerte súbita".
Tienen un mayor riesgo de sufrir abuso físico, negligencia en sus cuidados, desnutrición y retardo del desarrollo físico y emocional.


EL ABORTO EN LAS ADOLESCENTES




 El aborto termina con la vida del embrión, pero también lo puede hacer con la de la mujer



El aborto provocado es un problema social, consecuencia generalmente de un embarazo no deseado. Sus causas son habitualmente psicosociales y las consecuencias de sus complicaciones son médicas.

El aborto en la adolescencia, es un problema serio y se da con una mayor frecuencia de la que creemos. Es particularmente preocupante el hecho de que en muchos países no esté legalizado, por lo cual existen centros clandestinos y personas con poco formación, que los realizan de manera “casera” o sin los debidos controles sanitarios, ocasionando año tras año, miles de muertes de jovencitas que acuden a estos lugares, en busca de una ayuda para “quitarse de encima el problema en el cual se metieron”.

Dentro de los riesgos físicos que corre una adolescente por someterse a un aborto, se encuentran: perforación del útero con algún instrumento médico que puede derivar en una histerectomía con la consecuencia de nunca más poder tener hijos, el riesgo de la anestesia, pudiendo provocar paros cardiorrespiratorios y la muerte, tejido retenido el cual provoca serias infecciones, síndrome post aborto con la formación de coágulos de sangre en el útero, mayor predisposición a los embarazos ectópicos lo que puede ocasionar ruptura de las trompas de Falopio, infertilidad, hemorragias y hasta la muerte,
Otros factores que se reportan con elevada frecuencia en las adolescentes que solicitan un aborto, son el no convivir con sus dos padres, e incluso con ninguno, al igual que la disfunción familiar, el inicio sexual precoz y la desorientación en aspectos relativos a la sexualidad.
El aborto se basa fundamentalmente en la aspiración a un mejor proyecto de vida y, por tanto, en la necesidad de continuar estudios. Otra razón son las limitaciones económicas para enfrentar la maternidad, los estigmas sociales que 
existen para las madres solteras y las presiones de la pareja

¿El aborto provoca problemas emocionales, psicológicos y psiquiátricos?

Sí, el aborto provoca serios problemas emocionales como:

Remordimientos :            La mayoría de las mujeres que abortaron tuvieron sentimientos de remordimiento por la falta del hijo que "debería haber dado a luz".
La salud psicológica y física de la mujer se ve afectada por el aborto de aquel que siempre será para ella, a lo largo de toda su vida, su propio hijo, haya o no nacido.
Los síntomas clínicos del remordimiento que ello provoca, varían y perduran hasta muchos años después del horrendo crimen.

Ansiedad y depresión:         Las adolescentes son más propensas que las mujeres adultas a sufrir las secuelas psicológicas. Aunque la primera reacción puede ser de alivio por no estar más embarazada, la ansiedad, la depresión y el sentimiento de culpa, aparecen pronto.

La decisión es suya

El aborto en adolescentes es una decisión que impactará su vida dramáticamente, tanto si decide abortar o si decide dar a luz. Gente que usted conoce escogerá apoyar o condenar su decisión, pero esta es su decisión, y usted tendrá que vivir con la elección que haga por el resto de su vida. Una vez que el aborto ha sido efectuado no se puede deshacer. El bebé está muerto. Así que tome su tiempo para pensar y saber lo que hará a su cuerpo y a la vida que está dentro de usted. Si decide quedarse con el bebé y traerlo al mundo, tendrá que soportar ciertas críticas, inconvenientes y el más grande gozo que Dios nos ha dado aquí en la tierra. Poco después de la concepción, el milagro del ADN comienza el proceso, formando un humano único casi de inmediato. A las 8 semanas, a lo mejor todavía no sabe que está embarazada, pero el corazón del bebé está latiendo continuamente y todos los órganos están presentes. A las 8 semanas y media, el milagro de la individualidad es ya visible en la formación de las huellas dactilares del bebé.

El aborto en adolescentes tiene muchos riesgos. Estudios han comprobado que el aborto puede conducir a un incremento en la posibilidad de contraer cáncer del seno, Enfermedad Inflamatoria Pélvica, depresión, y el contagio de Hepatitis Viral, sin mencionar la muerte debido a sangrado excesivo u otras complicaciones. Tanto si escoge tener al bebé, darlo en adopción, o tener un aborto, las hormonas se vuelven locas durante el embarazo. Las hormonas son las culpables de los cambios de humor drásticos que sufren las mujeres durante el embarazo. A medida que siente como crece la vida dentro de usted, comenzará a apegarse, o tal vez hasta se enojará con esta nueva vida. ¡Esa vida es exactamente eso  él o ella está vivo/a y es parte suya!


Efectos duraderos


El aborto en la adolescencia le afectará mucho después en el futuro. Inicialmente, sentirá calambres a medida que el exceso de sangre es drenado de su cuerpo similar pero no tan fuerte a los dolores sentidos durante las contracciones y el parto. Este efecto físico puede hacerle sentir un vacío emocional que nunca sintió antes. Este vacío es el comienzo de la depresión que, estudios dicen, puede durar toda la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada